Logonuevo

 
 

Domingo IV de ADVIENTO

Ciclo A, domingo 24 de diciembre de 2017

 

Descarga aquí una presentación para esta celebración

 

Un signo para la celebración: La corona de adviento (cuatro velas con adorno de ramas verdes u otro modo de colocación). Junto a la corona, o en lugar visible, se puede poner un cartel o rótulo con lo que se quiera destacar en la celebración, por ejemplo:”acoge”.

 

“ACOJÁMOSLE EN NUESTRO CORAZÓN”              

 

CANTO: “UN NUEVO SITIO DISPONED”

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

En el Evangelio de hoy, se da un sí… sin saber las consecuencias… Pero eso es lo grande de un sí… ponerse en manos de Dios “para lo que tú, Señor, gustes”. Lo más importante no es que te digo sí, lo más importante es que confío plenamente en Ti, pase lo que pase… así es la trayectoria de los creyentes de todos los tiempos; ponerse a caminar por los caminos de la vida sabiendo que Dios nunca fallará.

Jesús es una meta. No llegamos a Él porque nos lo proponemos. NO. Nos es imposible llegar. Sólo llegamos a descubrir que Dios acampa entre nosotros preparando el corazón, haciéndonos menos egoístas y autosuficientes. Dios es para los que se esfuerzan por ser sencillos. Dios siempre es un regalo, no una conquista. Dios está antes de que lleguemos. Lo único que tenemos que hacer es sensibilizarnos para reconocerlo entre nosotros.

ENCENDIDO DE LA CUARTA VELA:

La presencia del Señor Jesús entre nosotros nos llena de gozo y alegría. Es la Madre quien nos lo hace cercano, quien permite que esa Luz llegue a nosotros e ilumine nuestra vida. En compañía de Santa María encendamos la última vela de nuestra corona de Adviento mientras cantamos.

                                                                             

ACTO PENITENCIAL:

--Pedimos perdón, en este domingo de adviento, por las veces que no escuchamos la voz Jesús. Señor ten piedad

--Pedimos perdón, por dejarnos seducir y conducir demasiado fácilmente por las voces y los dictados del mundo. Cristo, ten piedad

--Pidamos perdón, en estas vísperas de la Navidad, por no dejar lugar en nuestros corazones y en nuestras almas a Dios. Señor, ten piedad

                                                                                                                                          

CANTO: GLORIA A DIOS

 

Oración colecta:

Ayúdanos, Padre bueno, a aceptar tu voluntad como lo hizo María, confiando en tu Palabra sin pedir nada más. Por tu Hijo, Jesús que está contigo en el cielo.                                                                             

 

LITURGIA DE LA PALABRA

1ª Lectura: 2 Sam 7, 1‑5.8b‑12.14a.16

 

CANTO: “PREPARAD EL CAMINO AL SEÑOR”

 

EVANGELIO: LUCAS 1, 26-38

 

HOMILÍA:

Frase para comentar: HÁGASE EN MI SEGÚN TU PALABRA

Imagen para comentar: 04 4adviento

o bien:  04 04adviento

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN DE LOS FIELES:

--Por el Papa, los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos… y todos los precursores, profetas y responsables de llevar por caminos nuevos a todos los hombres; para que no duden de ponerse en camino hacia tantos hermanos como viven sin encontrar sentido a sus vidas. OREMOS

--Por los gobernantes de las naciones y de los pueblos; para que se acerquen al Señor que abre caminos de paz y salvación. OREMOS

-- Por los enfermos, los pobres, los que sufren, los solos; para que les dé paz y serenidad librándolos de sus angustias. OREMOS

--Por los que celebramos esta eucaristía para que salgamos de nuestra comodidad y llevemos alegría y paz a todos con nuestro testimonio. OREMOS.

 

OFRENDAS:

--Con esta TROMPETA queremos decir como el Angel Gabriel que, Dios, es una buena noticia para el mundo. Necesitamos su presencia en medio de tantos problemas y dificultades. ¡VEN, SEÑOR JESUS!

--Con el pan y con el vino, traemos ante el altar nuestro deseo de colaborar con María para que el Nacimiento del Señor sea causa de alegría, de consuelo y de paz en el mayor número de personas.

 

CANTO: ¿QUÉ TE PUEDO DAR?

 

Oración sobre las ofrendas:

Transforma, Padre de bondad, estos dones y con ellos, transforma también nuestros corazones para que sepamos acoger al niño que va a nacer entre nosotros. Te lo pedimos por el amor que tienesa ese niño que es tu Hijo. 

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA

Prefacio: Gracias, Padre amoroso, por las señales que nos has ido dando a lo largo de la historia, los profetas y los que nos han precedido en la fe; pero queremos darte también las gracias por María, has usado su aceptación de tu voluntad para darnos aquello que es fuente de todo lo que tenemos que agradecerte, tu Hijo, Jesús, que has querido que se hiciese niño como nosotros para demostrarnos tu amor, y que tu voluntad es que amemos a los débiles y los más pequeños. Por eso con todos los que están contigo en el cielo, te cantamos... 

SANTO

PADRENUESTRO (cantado)

CANTO DE LA PAZ: “LA PAZ TE DOY A Ti MI HERMANO”

 

CANTO: (este canto es para antes de la comunión, en el momento de la invitación a participar del banquete eucarístico)

 

"El Señor Dios nos amó

Como a nadie amó jamás

Él nos guía como estrellas

Cuando no exístela luz,

Él nos da todo su amor

Mientras la fracción del pan,

Es el pan de la amistad,

El pan de Dios.

Es mi cuerpo

Tomad y comed

Esta es mi sangre

Tomad y bebed,

pues yo soy la vida

yo soy el amor.

¡Oh Señor, condúcenos

Hasta tu amor!"

CANTO DE COMUNIÓN: “VEN, VEN SEÑOR NO TARDES” 

 

Oración después de la comunión:

Gracias, Padre, porque una vez más has permitido que nos acerquemos a ti y compartamos lo que tenemos y somos, concédenos una vez más cumplir tu voluntad para estar más unido a toda la humanidad. A ti que vives y reinas en nuestas vidas por siempre.                                                                                     

 

ORACIÓN FINAL:

¡Bendita Tú, María!

Porque, si la Navidad asoma en el horizonte

es porque, primero, tu “SI” sonó en Nazaret

Si, los ángeles proclamarán la Gloria de Dios,

es porque, Tú antes que ellos,

publicaste que El había hecho obras grandes en Ti

que su nombre era santo.

¡Bendita Tú, María!

Siempre estuviste más dispuesta a dar, que a recibir

Al silencio, antes que a la palabra

A la pobreza, huyendo de toda apariencia

A la docilidad, sin amistad con la dureza

¡Bendita Tú, María!

Porque, tu nombre, tiene sabor a Navidad

Tus caminos, son senderos hacia Belén

Tu alegría, es preludio de lo que nos espera

Tus brazos, cuna que mecerán al Niño Dios

¡Bendita Tú, María!

Porque sigues aportando ilusión a nuestro mundo

Luz al sendero de nuestra fe

Porque sigues siendo el gran portal donde Dios nació

¡Bendita Tú, María

Por salir a nuestro encuentro

y llevarnos ante el rostro de Aquel que nace en Belén

Por hacernos participes de tu gozo

y recordarnos que, el servicio, es exigencia de la fe.

CANTO FINAL: “rompe a golpes"


Síguenos en twitter