Logonuevo

 
 

BAUTISMO DEL SEÑOR

Ciclo B, domingo 7 de enero de 2017

Descarga aquí una presentación para esta celebración 

“TÚ ERES MI HIJO AMADO”              

 

CANTO: “Mi Dios está vivo”

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Os damos una fraterna bienvenida a la Eucaristía. Este domingo del Bautismo del Señor es frontera entre el Tiempo de Navidad y el Tiempo Ordinario. Es, además, el final de celebraciones navideñas. En el Bautismo se centra el misterio de nuestra vida: es una renovación con toda la esperanza ante la salvación. Hoy podíamos aprovechar para pedir al Señor que nuestro bautismo cale en nuestra vida, y seamos luz para los que nos rodean. Todos estamos llamados a insertarnos y dar fruto en la Iglesia por medio del bautismo. Y, asimismo, tomar conciencia de que la tarea de todo bautizado es: vivir siendo signo, siendo luz; desterrar toda injusticia, buscar la hermandad entre los hermanos y ayudar a construir un mundo nuevo donde reine la paz y el amor. Es una bella tarea para meditar a lo largo del día hoy.

                                                                          

ACTO PENITENCIAL:

--Un día, también nosotros, fuimos bautizados. ¿Recordamos o nos recuerdan ese momento para ser mejores amigos de Cristo? Señor, ten piedad

-- Un día, también nosotros (en el río Jordán que es la pila bautismal) Dios nos dijo que éramos sus hijos amados y preferidos: ¿Es Dios también lo que más queremos en nuestra vida? Cristo, ten piedad

-- Un día, como a Jesús, el cielo también se abrió para darnos una fuerza especial para ser cristianos. ¿La guardamos a través de la oración, la eucaristía, la caridad o el perdón? Señor, ten piedad 

                                                                                                                                          

CANTO: GLORIA A DIOS

 

Oración colecta: Padre bueno, que te has manifestado para decirnos que Jesús es tu Hijo, concédenos a todos nosotros que podamos reconocerlo como nuestro salvador y Señor. Por el mismo Jesús, tu Hijo que vive y reina contigo por siempre.                                                                                

 

LITURGIA DE LA PALABRA

1ª Lectura: Is 42, 1‑4. 6‑7

 

CANTO: “ Agua, lávame”

 

EVANGELIO: Marcos 1, 7-11

 

 

HOMILÍA:

Frase para comentar: «Tú eres mi Hijo amado, mi predilecto»

Imagen para comentar:   07 bautismo

 

LITURGIA EUCARÍSTICA

ORACIÓN DE LOS FIELES:

-  Por nuestros niños, para que descubran la importancia del Bautismo que un día recibieron y vivan como buenos hijos de Dios. Roguemos al Señor.

-  Por los que no están bautizados, para que puedan escuchar la invitación del Señor y quieran abrazar la fe. Roguemos al Señor.

-  Como el Señor, también nosotros somos amados y elegidos por Dios. Para que respondamos a ese amor con más amor, a esa elección dando pruebas de que somos cristianos. ¡Que se note! Roguemos al Señor.

- Como todos los que se bautizaban con Juan Bautista, tenemos pecados y faltas personales. Para que no olvidemos que, agarrándonos a Dios, podemos mejorar y revisar nuestra vida en este año que hemos comenzado. Roguemos al Señor.

 

OFRENDAS:

- Te ofrecemos este reloj, con él queremos expresar que todo nuestro tiempo queremos que sea para los demás.

- Con este regalo, queremos simbolizar el regalo tan grande y hermoso que es el Bautismo, la experiencia de ser hijos de Dios y por tanto la experiencia de hermandad entre nosotros.

-- El pan y el vino, que luego serán cuerpo y sangre de Cristo, son el alimento de los que tenemos, como Jesús, una gran misión: vivir y hacer vivir, descubrir y llevar el amor que Dios nos tiene.

 

CANTO: “Qué te puedo dar”

 

Oración sobre las ofrendas: Con estas ofrendas te presentamos también nuestras vidas, trasnfórmalas para que podamos reconocerte como Hijo de Dios y así nuestra existencia gire entorno a ti. Te lo pedimos a ti que vives y reinas por siempre. 

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA

Prefacio: Padre de bondad, te damos gracias por todo lo que haces por nosotros, en especial porque has querido darnos a tu Hijo, que al manifestarse como Hijo de Dios y hermano nuestro, nos ha concedido una nueva forma de vida, más cercana a ti y a tu amor. En su Bautismo, comenzó su vida pública y nos dio a conocer tu capacidad de ponerte en nuestro lugar. Por eso, con todos los que están contigo en el cielo, te cantamos...

SANTO

 

PADRENUESTRO (cantado)

 

CANTO DE LA PAZ: “LA PAZ TE DOY A Ti MI HERMANO”

 

CANTO: (este canto es para antes de la comunión, en el momento de la invitación a participar del banquete eucarístico) 

"El Señor Dios nos amó

Como a nadie amó jamás

Él nos guía como estrellas

Cuando no exístela luz,

Él nos da todo su amor

Mientras la fracción del pan,

Es el pan de la amistad,

El pan de Dios.

Es mi cuerpo

Tomad y comed

Esta es mi sangre

Tomad y bebed,

pues yo soy la vida

yo soy el amor.

¡Oh Señor, condúcenos

Hasta tu amor!"

 

CANTO DE COMUNIÓN: “Cosas de locos”

 

Oración después de la comunión: Con esta celebración, Padre amoroso, hemos participado de tu amor, y te pedimos que en nuestras vidas se fortalezcan los lazos de unión con tu Hijo. Por el mismo Jesús, nuestro amigo y hermano.                                                                                      

 

ORACIÓN FINAL:

Me dicen que fue bautizado

pero no sé muy bien, Señor,

hasta qué punto soy de los tuyos,

de tu grupo, de tu familia, de tus ideas,

de los que defienden, sin fisuras,

tu Palabra sin riesgo de ser descafeinada.

Dicen que el Espíritu, quema

y me siento un tanto frío.

Me advierten que el Bautismo,

es un punto de salida,

y frecuentemente me instalo en mis intereses.

Me recuerdan que ser de los tuyos,

es optar por tu Palabra, por tu vida,

por tu mensaje, por tu cruz,

por tus caminos y por tus contradicciones.

Y, cuántas veces, Señor,

me dejo guiar exclusivamente

por el griterío del mundo,

amañar por las sensaciones del simple escaparate,

seducir con fuegos artificiales,

asustar por el sufrimiento,

o añorar y buscar atajos

sin que me digan que soy de los tuyos.

¿SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR?

Ayúdame, Señor,

a convertirme, para estar cerca de Ti

a liberarme, para dedicarme a Ti

a llenarme de tu Espíritu,

para ofrecerme el pregón de tu Reino.

Que tu Bautismo, Señor,

sea para mí, causa de crecimiento,

llamada a la sinceridad y a la valentía,

a la generosidad y al testimonio,

a la verdad y a la firme respuesta.

CANTO FINAL: “Como corre un río”

 


Síguenos en twitter