Logonuevo

 
 

XXXII DEL T. ORDINARIO

Ciclo B, domingo 11 de noviembre de 2018

 Descarga aquí una presentación para esta celebración

 “Entrega la valiosa moneda de tu corazón”

     

CANTO DE ENTRADA: “Ven a la fiesta”

 

MONICIÓN DE ENTRADA:

Buenos días. Otro domingo, más venimos para acercarnos en familia a Dios y para alimentarnos de su Pan y de su Palabra. El pasado domingo, si recordamos, Jesús nos alentaba al amor a Dios sin descuidar el amor humano. Hoy el Señor nos invitará a darle lo mejor de nosotros mismos. No nos podemos conformar con darle a cuentagotas unos minutos de oración o medio cumplir con la Misa. El Señor espera de nosotros algo más. Algo que nos cueste de veras. Algo que demuestre que somos suyos y que Él es importante para nosotros. Los cristianos hoy debemos aprender a...... prescindir de lo superfluo.

 

ACTO PENITENCIAL:

--Porque en ocasiones perseguimos conocimientos y verdades que nos  alejan de Ti y nos llevan hacia una vida egoísta. Señor, ten piedad.

--Porque en muchos momentos buscamos la gloria, la riqueza y el reconocimiento y nos salimos del Camino que Tú nos marcas. Cristo, ten piedad.

--Por las veces en las que pasamos de largo cuando alguien sufre, por las que tratamos a los demás con indiferencia, por las que no nos acordamos de las personas que lo están pasando mal y por las que no aceptamos a los que son diferentes. Señor, ten piedad

 

CANTO: “Gloria a Dios”

 

Oración colecta: Permítenos, Padre bueno, acercarnos a la escucha de tu Palabra con la misma humildad y entrega con las que lo hizo la viuda del Templo. PJNS

 

LITURGIA DE LA PALABRA 

LECTURA: 1ª Reyes 17, 10-16

 

CANTO: “ESCUCHA TÚ LA PALABRA DE DIOS”

 

EVANGELIO: Evangelio según San Marcos 12, 38-44

                                                                              

HOMILÍA:

Frase para comentar: “ESA POBRE VIUDA HA ECHADO MÁS QUE NADIE”

Imagen para comentar: 55 32Ord

 

ORACIÓN DE LOS FIELES:

--Por la iglesia, llamada a servir a los pobres de pan y amor; para que los pastores y los fieles acrediten el anhelo misionero de llegar a todos y pronto. ROGUEMOS AL SEÑOR.

--Por los países que están en guerra, para que sean capa­ces de buscar acuerdos posibles de paz y conseguir el bienestar de todos los ciudadanos. Para que sepamos ser acogedores y hospitalarios, especialmente hacia los más necesitados. ROGUEMOS AL SEÑOR.

--Para que todos aquellos que viven la tragedia del hambre puedan salir de su situación y llevar una vida digna y feliz. Para que quienes tienen en sus manos el poder de este mundo hagan posible que la riqueza llegue a todos y se acabe el hambre y la pobreza. ROGUEMOS AL SEÑOR.

--Para que nuestra sociedad no pierda nunca la esperanza de construir un mundo más justo, donde la convivencia en la verdad, la libertad y la solidaridad, sean reflejo de lo que Jesús nos enseñó.

ROGUEMOS AL SEÑOR.

--Por todos los que hoy celebramos esta Eucaristía; para que iluminada la mente, fortalecida la voluntad y ensanchado el corazón, nos pongamos al servicio del otro, del cercano y del lejano. ROGUEMOS AL SEÑOR.

 

 LITURGIA EUCARÍSTICA

OFERTORIO:

--Hoy, Señor, con estas CESTILLOS, queremos simbolizar nuestro deseo de colaborar siempre generosamente y en la medida de nuestras posibilidades por construir un mundo mejor, una comunidad mejor, una familia cristiana más transparente y unida.

--Te ofrecemos estas MANOS Que sean manos generosas que atiendan y faciliten la vida a todos aquellos que huyen de sus pueblos por causa de la guerra, el hambre o el odio de unos pocos

--La OFRENDA DEL PAN Y DEL VINO. Quieren simbolizar lo que, de verdad, necesitamos y valoramos para poder vivir durante la semana: LA EUCARISTIA. ¡Gracias, Señor! ¡Porque Tú, tenías una vida, y la ofreciste por nosotros! Cuando se da de verdad, DIOS, siempre nos lo devuelve con creces.

 

CANTO: ¿QUÉ TE PUEDO DAR?

 

Oración sobre las ofrendas: Padre bondadoso acepta este pan y este vino que hoy ponemos en tu altar y acógelos para que ellos nos transformen, conviertan nuestros corazones en instrumentos de tu amor, los ponemos en tu presencia con la misma confianza con la que la viuda de Sarepta entregó lo tenía para sobrevivir con su hijo. PJNS. 

 

PLEGARIA EUCARÍSTICA                                                                                                

Prefacio: Gracias, Padre amoroso, por la sabiduría y el amor con que nos acompañas cada día de nuestras vidas. Pero, gracias, sobre todo, por habernos enviado a tu Hijo, Jesús, que nos enseña, nos conforta y nos salva. Él se preocupó de ponernos ejemplos que pudiésemos entender y seguir. No nos impuso cargas insoportables. Él nos mostró el camino hacia Ti y todo lo que dijo lo vivió. Por eso, con todos los que están contigo en el cielo, te cantamos. 

SANTO

 

PADRENUESTRO (cantado en el altar)

 

CANTO DE LA PAZ: “LA PAZ TE DOY A TI MI HERMANO

 

CANTO: (este canto es para antes de la comunión, en el momento de la invitación a participar del banquete eucarístico)

"El Señor Dios nos amó

Como a nadie amó jamás

Él nos guía como estrellas

Cuando no exístela luz,

Él nos da todo su amor

Mientras la fracción del pan,

Es el pan de la amistad,

El pan de Dios.

Es mi cuerpo

Tomad y comed

Esta es mi sangre

Tomad y bebed,

pues yo soy la vida

yo soy el amor.

¡Oh Señor, condúcenos

Hasta tu amor!"

 

CANTO DE COMUNIÓN: COSAS DE LOCOS

 

Oración después de la comunión: Permite, Padre de bondad, que lo que hemos celebrado hoy, que la Palabra que hemos escuchado se transforme en nuestros corazones en obras que llevemos a cabo en nuestras vidas cada día. PJNS

  

ORACIÓN FINAL:  

Conviértenos a tu manera de actuar,

cámbianos el corazón ansioso,

límpianos de presunciones infantiles

y haznos de comportarnos como hermanos.

Solos no conseguimos ser sencillos.

Te necesitamos para que nos bajes

de los pedestales, de los púlpitos

que nos construimos por inseguridad,

y de la necesidad infantil de ser

más que el hermano.

Que hagamos al otro sentirse importante,

que nos echemos a un lado para dejar pasar,

que potenciemos lo mejor del hermano

y siempre nos tratemos en plan familiar.

Haznos como Tú, Jesús,

generadores de igualdad,

que juguemos con el otro la vida, sin ganar,

que no necesitemos ser ni tener más que nadie,

sino que, sencillamente, nuestro valor sea

el Amor.

 

CANTO FINAL: “El alfarero


Síguenos en twitter