Logonuevo

 
 

HORA SANTA (en el Jueves Santo)

La solidaridad da sentido a tu vida

Canto de entrada: 1. Junto a Ti, al caer de la tarde, y cansados de nuestra labor, te ofrecemos con todos los hombres el trabajo, el descanso y el amor

2. Con la noche las sombras nos cercan, y regresa la alondra a su hogar? nuestro hogar son tus manos, Ch Padre, y tu amor nuestro nido será.

En el nombre del Padre...

Monición: Al caer de la tarde, como en aquel Jueves Santo de hace casi dos mil años en el que Jesús lo dio todo, nos reunimos para descubrir en Jesús toda la fuerza de su mensaje y de su amor a los hombres. La noche del Jueves Santo es una noche de ternura, de emoción, de misterio de amor. Jesús se abre a sus discípulos para hablarles del servicio a los demás. Toda la vida de Jesús es un servicio a los demás, especialmente a los más pobres e indefensos. Esta noche se pone a los pies de los Apóstoles para lavar sus pies. «Y esto que yo hago con vosotros, hacedlo unos con otros». Es la noche de la Eucaristía, del pan compartido y la Sangre derramada, del mandato nuevo del amor fraterno. Nuestra comunidad, cada uno de nosotros, necesitamos una conversión seria de corazón y de cabeza. El mensaje de Jesús exige actitudes y comportamientos nuevos en la vida, criterios nuevos a la hora de actuar; comprender que los bienes de la tierra están al servicio de todos los pueblos, de todos los hombres; valorar al hombre como persona, como imagen viva de Dios. Es hora de reflexionar y de comprometernos. Vamos a escuchar la Palabra de Dios y juntos reflexionaremos sobre el mandato nuevo de Jesús de amarnos unos a otros y las exigencias que supone para nosotros como creyentes, como Pueblo de Dios, el amor a los hermanos.

Oración: Que esta noche el Espíritu Santo descienda con sus dones sobre todos nosotros para que aprendamos a compartir lo que somos y tenemos con nuestros hermanos más pobres y necesitados, sabiendo que la solidaridad da sentido a nuestra vida.

A) JESUS: BUENA NOTICIA PARA LOS POBRES

Monición: El jubileo del año 2000 pretende conmemorar y revivir el Año de Gracia inaugurado por Jesús. Jesús identifica el Año de Gracia anunciado por los profetas como el anuncio de la Buena Noticia para los pobres: «El me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres».

Evangelio, Lucas 4, 16?21: «Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la Sinagoga como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para tener la lectura. Le entregaron el volumen de¡ profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde está escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido para que de la Buena Noticia a los pobres. Me ha enviado para anunciar la libertad a los cautivos y la vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos, para anunciar el año de gracia del Señor. Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Toda la Sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él empezó a hablarles: hoy, en vuestra presencia, se ha cumplido este pasaje».

Pausa

Reflexión: La causa de Jesús es el Reino de Dios, toda la vida de Jesús está al servicio del Reino de Dios. Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios desde su vivencia profunda de Dios como Padre y este anuncio lo hace en una realidad histórica llena de injusticias, violencias y desigualdades, todas ellas legitimadas por la interpretación religiosa de la Ley. En un mundo de tanta pobreza anunciar que Dios es Padre de todos, sólo puede hacerse poniéndose del lado de los pobres y desheredados. Así lo anuncia Jesús y así hace realidad y creíble la Buena Noticia para los pobres.

Oración: Te presentamos Señor, las necesidades del Tercer Mundo,? que sean respetados sus pueblos en sus derechos y ayudados en su promoción social; que puedan salir de sus miserias y vivir en dignidad. Haznos Señor sensibles a esas necesidades. Que nuestros oídos no se cierren a los gritos de los indigentes. Que nuestro corazón no se endurezca ante tanta miseria.Danos, Señor, un corazón grande para amar.

Canto: Danos un corazón grande para aman Danos un corazón fuerte para luchar.

1. Hombres nuevos amando sin fronteras, por encima de razas y lugar Hombres nuevos al lado de los pobres compartiendo con ellos techo y pan.

B) COMPARTIR UNA MISMA MESA

Monición: Jesús no sólo se acercó a los pobres y se puso de su lado. Jesús compartió con ellos mesa y mantel. Los pobres son los grandes invitados a su cena.

Evangelio, Lucas 14, 16?24: «Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos; a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los invitados: «Venid, que ya está todo preparado». Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: «He comprado un campo y tengo que ir a verlo,? te ruego me dispenses.» Y otro dijo: «He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; te ruego me dispenses.» Otro dijo: «Me he casado, y por eso no puedo ir.» Regresó el siervo y se lo contó a su señor. Entonces, airado el dueño de la casa, dijo a su siervo: «Sal en seguida a las plazas y calles de la ciudad, y haz entrar aquí a los pobres y lisiados, y ciegos y cojos.» Dijo el siervo: «Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio.» Dijo el señor al siervo: «Sal a los caminos y cercas, e insísteles hasta que entren y se llene mi casa.» Porque os digo que ninguno de aquellos invitados probará mi cena.

Pausa

Reflexión: El Señor invita a los pobres, los acoge en su casa y los sienta a la mesa como sus invitados. Sentar a alguien a nuestra mesa y compartir con él nuestra comida, es un signo claro de nuestra acogida, de nuestra amistad, de considerarlo como un miembro más de la familia. Esa es la actitud de Jesús con los pobres. Los acoge, son sus amigos, sus hermanos. Los pobres serán incluso un signo vivo de su presencia entre nosotros. Nos preguntamos ¿cómo y con quién comparto yo el banquete de mi vida? ¿a quiénes siento a mi mesa, con quién comparto mi tiempo, mi amistad, mis bienes, mis intereses? ¿A quiénes estoy excluyendo de ella? ¿Qué podrán decir de mí cuando me muera... era egoísta, no compartía nada, no pensaba más que en sí mismo... o todo lo contrario?

Oración: Te presentamos Señor, las necesidades de la Iglesia y de todos los grupos cristianos; las necesidades de cuantos anuncian la Buena Noticia de Jesús; que todos renovemos nuestra fidelidad a Cristo y vivamos, como él en el amor y servicio, sobre todo, con los pobres y desamparados.

Canto: 1. Una espiga dorada por el sol, el racimo que corta el viñador, se convierten ahora en pan y vino de amor, en el cuerpo y la sangre del Señor

2. Comulgamos la misma comunión. Somos trigo del mismo sembrador, un molino, la vida nos tritura con dolor Dios nos hace Eucaristía en el amor.

3. En la mesa de Dios se sentarán, como hijos su pan comulgarán. Una misma esperanza caminando cantarán. En la vida, como hermanos se amarán.

C) EL ESPIRITU VENDRA SOBRE VOSOTROS

Monición: Jesús sabe que ha llegado su hora y reúne a sus más íntimos amigos para celebrar la última Cena. Es la hora de la despedida. Pero Jesús no va a dejarles solos. El Espíritu Santo, su mismo Espíritu les guiará y les ayudará a repetir los gestos de Jesús en favor de los hermanos: el lavatorio de los pies como signo del servicio a que se debe todo cristiano y la eucaristía como signo del mandamiento de compartir con los demás.

Evangelio de San Juan 16, 7, 13?15: «Os conviene que yo me vaya, porque si no me voy no vendrá vuestro abogado,? en cambio si me voy, os lo enviaré... Cuando El venga, el Espíritu de la verdad, os irá guiando en la verdad toda, porque no hablará en su nombre ' sino comunicará lo que le digan y os interpretará lo que vaya viniendo. El me hará honor, porque tomará de lo mío y os lo interpretará. Todo lo del Padre es también mío, por eso digo que tomará de lo mío y os lo interpretará».

Pausa

Reflexión: Jesús esta noche nos pide vivir su mandato nuevo de amor fraterno y nos pide gestos de servicio a los demás. Nos tenemos que preguntar: si nuestra fe no nos impulsa a respetar a los otros ¿quizás tampoco respetamos a Dios? Si nuestra fe no nos lleva a amar de verdad a los demás, con gestos de servicio y de generosidad ¿qué sentido tiene dirigirnos a Dios como Padre?...

Canto: Libertador de Nazaret, ven junto a mí; Libertador de Nazaret ¿qué puedo hacer sin Ti?

1. Yo sé que eres camino, que eres la vida y la verdad; yo sé que el que te sigue sabe a dónde va; quiero vivir tu vida, seguir tus huellas, tener tu luz; quiero beber tu cáliz, quiero llevar tu cruz.


Síguenos en twitter